CÁPSULA ENDOSCÓPICA
Es una endoscopia que en lugar de realizarse mediante la introducción de un videofibroendoscopio flexible por un orificio natural, se realiza con la simple ingestión por boca de una cápsula de un tamaño minúsculo con forma de píldora, con lo que se evita la necesidad de sedación y se minimizan los riesgos potenciales de la endoscopia convencional.

La técnica se hace de manera ambulatoria con la ventaja de que el paciente puede hacer una vida normal mientras la cápsula va recorriendo el tubo digestivo y emitiendo imágenes que por radiofrecuencia se envían a una grabadora (holter) que se lleva en un cinturón. Cuando finaliza el estudio las imágenes son transferidas a un ordenador y los especialistas las estudiamos para emitir el informe.

Disponemos de tres tipos de cápsula en nuestra Unidad de Digestivo-Endoscopias que difieren en el número de cámaras que tienen, en el número de imágenes que toman por segundo y en la duración de la batería. Son la que estudian mientras recorren el tubo digestivo específicamente el Intestino Delgado (la más utilizada hasta el momento por tratarse del tramo menos accesible a la endoscopia), el Colon y el Esófago.