MANOMETRÍA ESOFÁGICA DE ALTA RESOLUCIÓN
La manometría esofágica es una técnica diagnóstica que mide la presión intraesofágica y valora la función del esófago y sus esfínteres. Nuestro equipo de Digestivo-Endoscopia tiene amplia experiencia en Motilidad Digestiva desde hace más de 15 años, siendo referente en Andalucía, y es actualmente el único en Sevilla que dispone de la Manometría Esofágica de Alta Resolución (MAR). La MAR ha supuesto un avance cualitativo y cuantitativo tecnológico, que incorpora múltiples puntos de registro simultáneos -de 24 a 36 frente a los 4 convencional-, lo que permite un análisis más objetivo y reduce la variabilidad entre observadores. Supera a la manometría convencional en eficiencia diagnóstica, logrando identificar alteraciones importantes no detectadas previamente.
Sus indicaciones principales son:

  • - Estudio de la disfagia (dificultad para tragar) no orgánica.
  • - Estudio preoperatorio para cirugía antirreflujo y de la hernia de hiato.
  • - Estudio del dolor torácico no cardiológico.
  • - Localización del esfínter esofágico inferior antes de la realización de la pHmetría.
  • - Estudio de la afectación esofágica en enfermedades sistémicas como la esclerodermia, neuropatías y miopatías.
  • - Estudio de la disfagia tras la cirugía esofagogástrica (cirugía antirreflujo, cirugía de la acalasia, etc.).

Las ventajas que ofrece al paciente son una mejor tolerancia, reduce el tiempo de exploración, permite una interpretación más objetiva de los datos y consigue una precisión diagnostica muy superior en trastornos motores esofágicos como la acalasia.
Previo a la exploración debemos informar al paciente de los objetivos y el método de estudio, requiere un periodo de ayunas de al menos 6 horas, se deben suprimir 48 horas antes toda la medicación que modifique la actividad motora esofágica como los procinéticos, los sedantes, los nitritos, etc. Y si se realiza conjuntamente con pHmetría esofágica, deben suspenderse los fármacos que inhiben la secreción ácida del estómago al menos 7 días antes.
Con el paciente sentado se introduce el catéter por vía nasal y los sensores quedan ubicados desde la hipofaringe hasta el estómago. Posteriormente, y sin movilizar la sonda, lo que la hace menos molesta, se obtiene un registro temporoespacial muy exhaustivo de la motilidad esofágica y del funcionamiento de los esfínteres superior e inferior del esófago.
La interpretación está basada en los nuevos criterios de Chicago que han modificado en el mundo las clasificaciones previas de los Trastornos Motores Esofágicos menores y mayores como la Acalasia, disponiendo en nuestra Unidad de Digestivo-Endoscopias de la última versión v3 Chicago 2015.